Concepto 2: Un Texto

Si bien resulta muy fácil coincidir en que el origen de la danza está directamente emparentado con la necesidad de comunicación de los seres humanos y en que el desarrollo de la misma ha estado estrechamente ligado con el del lenguaje y la capacidad de aprehensión de la realidad de éstos, en nuestros días resulta muy difícil de sostener esta aseveración cuando pensamos en la aplicación de ese impulso comunicativo de los danzantes a otro terreno que no sean estrictamente
el de la danza misma sobre un escenario. Paradójicamente, el medio profesional de la danza escénica en nuestro país tiene todavía serios problemas para la expresión a través de otros medios que no sean los de su propia naturaleza en el foro y ante el público. Sin embargo la cultura dancística nacional a la fecha comprende un acervo muy cuantioso de historia, postulados teóricos, propuestas metodológicas para su enseñanza, experiencias de creación interrelacionadas con el resto de las disciplinas artísticas y múltiples huellas de su activa participación en el complejo entorno de la sociedad que la rodea. En los últimos años, muchas instituciones, agrupaciones e individuos han promovido por múltiples razones gran cantidad de eventos dedicados a la danza en los que no se ejecuta un solo paso sobre el escenario; en ellos los participantes han buscado la comunicación expresándose a través de la palabra hablada o escrita, a través de la discusión, la confrontación y la reflexión conjunta de muchos aspectos y en circunstancias que, veinte años atrás, hubieran sido absolutamente impensables e inconcebibles. Sin embargo estos eventos no dejan de ser precisamente eso: flores de un día que nunca son suficientes para todo lo que habría que decir, escribir, discutir, acordar e intercambiar. Por otra parte la historia de las publicaciones dedicadas al efímero espacio-temporal de la danza está plagada de cadáveres de varios intentos que ahora yacen en el panteón de las buenas intenciones (Danza y Teatro, Balletomanía, Nuestra Danza, Danzaría en su fugaz tránsito como suplemento de El Financiero, etc.) Algunas instituciones educativas han realizado con mayor o
menor fortuna publicaciones que es necesario señalarlo, en su mayor parte han resultado “pasquines” loables por su esfuerzo pero poco duraderos.
Valgan estos comentarios que, aparentemente sombríos, persiguen la intención opuesta de celebrar la aparición de este BAILETIN de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, su objetivo primordial es el de convertirse en un foro (no escénico) para la expresión y la comunicación entre quienes hacemos la danza en el sentido más estricto en los cuerpos y las mentes de quienes ingresan a nuestras aulas. EL BAILETIN abre sus puertas, sus páginas, con la más firme intención de vivir una larga existencia de papel para comunicar ese
mundo de cosas que la danza genera también en la mente y el corazón de quienes se dedican a ella en el foro y fuera de él. Salud y larga vida son nuestros augurios para este nuevo vehículo de comunicación que, esperamos, habrá de danzar con sus páginas por largo tiempo.

http://www.danzadance.org/bailetin/Bintrod1.html

 Del texto, podemos resaltar los siguientes conceptos:

  • Público
  • Palabra hablada o escrita
  • Discusión
  • Confrontación
  • Reflexión
  • Intercambio
  • Espacio temporal
  • No escénico
  • Expresión
  • Comunicación

De estos ultimos, seleccionamos tres conceptos:

  • Público
  • Confrontación
  • Reflexión

En esta fotografía encontramos estos tres ultimos conceptos reunidos: